Ayuda a Ucrania desde un paso adelante en el Senado de EE UU | Internacional

La esperanza de que Estados Unidos haya podido renovar su ayuda a Ucrania seguirá viva. Estos jóvenes, el Senado de EE UU aprobó algunos para votar una contrapartida de 95.000 millones de dólares que se destinarán a Kiev, Israel y Taiwán, un día después de haber tenido un proyecto de ley que combinaba esos fondos con una reforma migratoria.

La medida requirió el apoyo de al menos 60 de los 100 miembros del Senado para unirse a un debate completo y decidir si se aprueba o no. Recibió el apoyo de 67 senadores, de los cuales 32 se pronunciaron en contra.

Ahora el Senado en pleno debe discutir la meditación y, en ocasiones, votar para aprobarla. Aunque se desconoce el resultado final, la respuesta obtenida en esta votación preliminar indica que el partido tiene posibilidades reales de ascender en la Cámara Alta. En este caso, pasará a la Cámara de Representantes, que deberá decidir si lo aprueba o no. Su futuro es totalmente incierto: no estará claro si el presidente de la Cámara, el republicano Mike Johnson, aceptará presentarlo en una conferencia de prensa.

Sin embargo, el voto de estos jóvenes supone un giro de 180 grados respecto a la situación en la que comenzó la semana, en la que los fondos de Ucrania parecían condenados a permanecer para siempre en el limbo legislativo.

El presidente de EE UU, Joe Biden, presentó al Congreso el pasado mes de octubre una solicitud de fondos adicionales para ayudar a Ucrania contra la invasión rusa, con una asignación de 61.000 millones de dólares; a Israel, en la guerra de Gaza (14.000 millones de dólares), y a Taiwán para reforzar sus defensas ante la hostilidad de China. La medida también contiene fondos para contrarrestar más personal en la Patrulla Fronteriza y atender los casos de inmigrantes que ingresan irregularmente desde México.

Pero la oposición republicana ha aguantado sus posturas a lo largo del último año contra la ayuda de Ucrania, al considerar que Estados Unidos, que aportó más de 75.000 millones de dólares en ayuda militar, contribuyó suficientemente, y no está suficientemente claro adónde va a parar ese dinero. Varios legisladores de este grupo político se reunieron antes de dar el sí a esos fondos que aprobaron una reforma migratoria que resistió el control fronterizo, en momentos en que los cruces irregulares recibían una paliza.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Trump, sin embargo

Un grupo de senadores de los dos partidos ha abierto negociaciones para redactar un proyecto de ley que combine ambos. Las conversaciones, hasta el punto de romperse en varias ocasiones, duraron cuatro meses. Al final, Domingo se convirtió en humo blanco: había entendido y debía conocer el texto, en el que también había trabajado el líder de la minoría republicana, Mitch McConnell. La aprobación del republicano más poderoso del Senado representaba una garantía de votos suficientes. O eso es lo que parece. Días antes, el expresidente Donald Trump, previsible candidato del partido en las elecciones de noviembre, se había manifestado en contra de lo que calificó de «horrible» proyecto de ley.

El mismo lunes, una reunión del grupo republicano en el Senado, dejó claro que la gran mayoría de sus 49 miembros están alineados con Trump, que quiere hacer de los problemas de inmigración un tema clave de su campaña. Lamentablemente, las medidas migratorias que habían reclamado estos legisladores y que estaban contenidas en el proyecto de ley no eran, después de ellos, lo suficientemente rigurosas. No tuve suficientes votos para sacrificar el promedio y pesar sobre las protestas de los demócratas. El propio Biden lanzó este martes un mensaje de última hora para votar por ella, y dijo a los republicanos que estaban «demostrando las fosas nasales» delante del expresidente. Dios mío, el proyecto que finalmente se arruinó, sin faltar los 60 votos necesarios para llegar a la votación completa. Sólo cuatro legisladores republicanos se unen a los demócratas para votar “sí”.

Tras la debacle, el líder demócrata de la alcaldía, Charles Schumer, anunció un plan B para reparar la ayuda a Ucrania, que Washington considera esencial para contener a Rusia y un requisito de seguridad nacional. El envío de asistencia internacional se produjo solo, sin medicamentos migratorios. Exactamente lo que le hice a Biden durante cuatro meses.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_